Venezuela vive un día de tensión y pocas certezas

443

Seis días después de que comenzaran en Venezuela las manifestaciones estudiantiles en contra del gobierno de Nicolás Maduro, oficialistas y opositores han convocado con ruido de tambores a marchar este martes en nombre de la paz.

Paz es la palabra más pronunciada en las últimas horas por los líderes políticos, pero en la necesidad de la repetición está reflejada la tensión que genera en este día la presencia de los dos bandos en las calles de Caracas.

"Vamos a acelerar todo para la Pacificación de nuestra Patria y vencer los antivalores que generan la violencia criminal ¡Paz, Paz y más Paz!", escribió en su cuenta en Twitter el presidente Maduro el lunes por la noche.

El alcalde de la capital venezolana, Jorge Rodríguez, dijo por su parte que este martes "cada espacio liberado de Caracas estará dedicado a la paz", con actividades culturales y recreativas.

La principal actividad del oficialismo será un concierto en la Plaza Venezuela, el mismo lugar donde esperaban reunirse los opositores, que debieron cambiar su punto de origen por el municipio de Chacao, en el este de la ciudad.

El dirigente opositor Leopoldo López, quien no ha aparecido en público desde que se emitió una orden de captura en su contra el 13 de febrero, convocó a la gente a marchar hacia el Ministerio del Interior y Justicia, “vestidos de blanco, para significar nuestro compromiso con la paz”.

López, coordinador nacional de Voluntad Popular, planteó en un video difundido en su cuenta de Twitter entregar ante el ministerio un pliego con varias exigencias, entre ellas que se determine la responsabilidad del Estado en los hechos del 12 de febrero que culminaron con la muerte de tres personas, se libere a los estudiantes detenidos en las protestas y cese la persecución.

La Mesa de Unidad Democrática y los partidos de la oposición, así como el movimiento estudiantil, han respaldado esta convocatoria, pero el alcalde de Caracas ha dicho que la marcha opositora no está autorizada.

clic Vea toda nuestra cobertura

La otra palabra

Decenas de manifestantes han denunciado torturas y maltratos por parte de la policía.

Luego de paz, una de las palabras más pronunciadas en Venezuela en las últimas horas es odio.

"No olvidemos nunca que la violencia es el recurso de los que no tienen argumentos. ¡El odio no se puede combatir con más odio!", advirtió en su cuenta de Twitter el dirigente opositor Henrique Capriles.

Capriles pidió a los manifestantes de esta tarde que no caigan en provocaciones y recordó que el país no podrá ser unido con violencia.

Por su parte, el miembro de la directiva del Partido Socialista Unido de Venezuela, Aristóbulo Istúriz, calificó de mensajes de odio los mensajes y la fotos que circulan por redes sociales, que denuncian represión policial y torturas a los jóvenes detenidos.

Según el dirigente oficialista, el objetivo manipular a los jóvenes, principales víctimas de lo que él llamó una oposición fascista y apátrida.

"Desde mañana (martes) el pueblo de Caracas estará en la calle", dijo Istúriz e hizo un llamado al pueblo antiimperialista a defender la paz.

"El martes en Venezuela se habla de la posibilidad de una guerra civil, de un golpe de Estado y de nuevos y sangrientos enfrentamientos, pero también se habla de filas en los supermercados, de los atascos en las calles y de la escasez de productos básicos", informó desde Caracas el corresponsal de BBC Mundo Daniel Pardo.

Pardo recordó que el país lleva seis días viviendo una tensión permanente, siempre con la expectativa de que las cosas se compliquen, pero también añadió que muchos venezolanos continuarán con su vida tanto en la capital como en el resto del país, alejados de las marchas de uno y otro bando.

"El martes será una jornada delicada, en la que muchos esperan que pase algo pero nadie sabe a ciencia cierta qué es exactamente lo que puede pasar", concluyó Pardo.

La oposición debió cambiar el punto de origen de su marcha, ocupado ahora por el oficialismo.