Venezuela 2013: Bitácora electoral

516

Venezuela vuelve a las urnas para escoger quién será el sucesor de Hugo Chávez. Lo invitamos a vivir el ambiente que se respira, los entretelones de la campaña y algunos hechos curiosos de esta nueva carrera por la presidencia de la República, todo de la mano de Abraham Zamorano, corresponsal de BBC Mundo en Caracas.

Siga en Twitter a nuestro corresponsal clic @bbc_zamorano

Miércoles 03/04/13 – Mucho insulto y pocas nueces

"Miserable" y "toripollo", algunos de los apelativos de los candidatos para referirse a sus rivales.

Ver un anuncio publicitario de una marca que en lugar de vender sus bondades se dedica a arremeter contra la competencia, suele resultar algo chocante, hasta escandaliza un poco.

Algo parecido es observar de cerca la campaña, o sus prolegómenos. Lo cierto es que llama la atención tanto esfuerzo para la arremetida contra el contrario, más cuando es en forma de insulto.

En eso se nota un poco también que no está Hugo Chávez, que disponía entre sus talentos de un cierto genio para la invención de términos más bien despectivos para referirse a sus contrincantes políticos.

Las elecciones determinarán quién será el sucesor de Hugo Chávez.

La música ya está aquí. Basta poner un poco el oído para saber que en Venezuela hace tiempo que estamos en campaña, aunque digan las normas que acaba de empezar.

La del pasado octubre fue una batalla de eslóganes y, sobre todo, pegadizas canciones que consiguieron convertirse en auténticos himnos de los dos principales candidatos.

El frenético reggae-merengue-ska de "Corazón de un pueblo" que acompañaba a Hugo Chávez, sólo se lo podía sacar uno de la cabeza cuando resonaban los tambores del "cada vez son miles y miles" que precedía a cada aparición de Henrique Capriles. Y viceversa, vuelta a empezar.

En octubre era fácil ver a compañeros corresponsales atrapados en los estribillos, tarareando y pidiendo a gritos: "Que alguien me saque esto de la cabeza".

¿Se repetirá la historia?

En los medios ya han asomado las canciones que los candidatos aspiran a convertir en la banda sonora de la contienda electoral.

Ya se escuchan por las calles los autos con equipos de sonido tratando de plantar la semilla con lo que podríamos llamar la maldición del Gangnam style.