Telemachus Orfanos, el joven sobreviviente de la masacre de Las Vegas que murió en un bar de California

0
37

En Thousand Oaks, su casa, Telemachus Orfanos se sentía seguro después de haber sobrevivido la masacre de Las Vegas en 2017, el tiroteo más mortal de la historia moderna de Estados Unidos con 58 fallecidos.

Pero fue allí y también en un tiroteo donde encontró la muerte : Orfanos es uno de los 12 que perdieron la vida en el tiroteo ocurrido el miércoles en un bar de esa localidad al noroeste de Los Ángeles (California).

Y en el debate sobre las de fuego que resurge en Estados Unidos con los tiroteos masivos, su madre, emocionada, se mostró de lo más contundente: “Quiero control de armas, ¡no más armas!”, le dijo Susan Orfanos a la cadena ABC.

Telemachus Orfanos es uno de los 12 fallecidos en Thousand Oaks.
La mujer también hizo referencia a las “condolencias y oraciones” que ofrecen los defensores de facilitar el acceso a las armas.

“No quiero oraciones, no quiero condolencias, yo quiero control sobre las armas. Ojalá que nadie me mande más oraciones, lo que quiero es control de armas”.

 

“Es la segunda vez en un año”

La policía responsabilizó por el ataque a Ian David Long, un exmarine de 28 años de edad que se cree podía padecer síndrome de estrés post-traumático.

Long estuvo en Afganistán entre noviembre de 2010 y junio de 2011, y fue hallado muerto en el lugar del ataque, un bar muy popular entre los estudiantes de universidades cercanas.

De hecho, Orfanos no era el único sobreviviente de Las Vegas que estaba en el Borderline Bar and Grill de Thousand Oaks.

La explicación está en que en ambos casos se trataba de eventos de música country.

La policía identificó a Ian David Long como el presunto atacante de Thousand Oaks.
“Esta es la segunda vez en un año y un mes que esto ha ocurrido. Yo estaba en el tiroteo de Las Vegas así como probablemente otros 50 o 60 que estaban en el edificio al mismo tiempo que yo anoche”, afirmó Nicholas Champion, un entrenador deportivo en declaraciones a una televisora local.

“Esto es algo fuerte para nosotros. Somos una gran familia y lamentablemente esta familia fue golpeada dos veces”, añadió.

Champion publicó en abril pasado en su cuenta de Twitter una fotografía de grupo de sobrevivientes de Las Vegas reunidos en el bar de Thousand Oaks.

Brendan Kelly, quien también sobrevivió a ambos ataques, explicó que ese bar era un lugar especial para ellos.

“Borderline era nuestro espacio seguro. Era nuestro hogar para los 30 o 45 de nosotros que procedíamos del área de Ventura County y que estuvimos en Las Vegas”.

¿Quiénes son las víctimas?
En el tiroteo de Thousand Oaks perdieron la vida otros clientes del bar, así como algunos empleados del local e, incluso, uno de los policías que acudió ante la emergencia.

Noel Sparks era estudiante de arte. Tenía 21 años.
Estas son otras víctimas del ataque:

Cody Coffman, de 22 años de edad, solía ir a Borderline Bar para participar en las fiestas de danza en línea. Según su padre, estaba en trámites para unirse al Ejército.

Justin Meek, de 23 años de edad, recién acababa de egresar de la Universidad Luterana de California. Era un apasionado de la música y, al parecer, durante el tiroteo salvo algunas vidas.

Alaina Housley, de 18 años de edad, recientemente había comenzado sus estudios en la Universidad Pepperdine en Malibú (California), según informó la emisora NPR.

Ron Helus fue uno de los primeros funcionarios policiales en acudir al lugar del tiroteo. Tenía previsto jubilarse el año próximo después de 29 años de servicio en el cuerpo de policía del condado. Sean Adler, de 48 años de edad, había abierto recientemente una cafetería después de dejar su trabajo como entrenador deportivo en una escuela secundaria. La noche del tiroteo estaba trabajando como guardia de seguridad en el bar Borderline.

Daniel Manrique era un exmarine que ahora trabajaba en una ONG dedicada a ayudar a los militares veteranos estadounidenses. Tenía 33 años de edad.

Noel Sparks, de 21 años de edad, era una estudiante de arte del Moorpark College y trabajaba a tiempo parcial en una iglesia local en programas de ayuda a los niños, según informó el St Louis Post Dispatch.

Kristina Morisette era una joven de 20 años de edad que trabajaba en la recepción del Borderline Bar.

Jake Dunham tenía 21 años de edad. Según contó su padre a la cadena NBC, el joven había ido al bar a jugar pool con un amigo.

Blake Dingman, de 21 años de edad, había acudido con su amigo Jake Dunham al Borderline Bar.

Fuente: www.bbc.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here