Por qué los japoneses celebran la Navidad en el KFC?

0
84

¿Qué hacen los japoneses en Navidad? Ellos van al KFC. Por 3,336 yenes (unos 30 euros), el restaurante de comida rápida ofrece una cena navideña de pollo, con pastel y champán incluidos, que “atrae multitudes”, como se menciona en un artículo publicado en el blog Smithsonian:

“La mayoría de los japoneses reservan la comida de navidad en el KFC meses antes para evitar la cola, que a veces puede durar dos horas”. Los empleados de la firma de pollo frito explicaron que los restaurantes comenzaron a tomar pedidos en noviembre para que los japoneses tengan su pollo frito preparado el 24 de diciembre.

Ante la locura de los japoneses por esta comida, el restaurante se ha adaptado a las condiciones especiales de la Navidad. “Me uní a la compañía alrededor de 198 y en ese momento había largas colas fuera de los restaurantes”, dijo a Financial Times Ipshiro Takatsuki, un portavoz del grupo. “Por eso, durante diez años hemos estado tomando reservas. Comenzamos a hacer esto en noviembre, pero la gente incluso llama mucho antes y ya es posible hacer las reservar por Internet”.

Desde entonces, todos los años, las ventas de pollo frito han aumentado durante las vacaciones de fin de año y los japoneses disfrutan de un buen pollo químico.

¿Pero por qué esta locura por el pollo frito?

La Navidad no es una fiesta nacional en Japón, solo el 1% de la población japonesa es cristiana. En estas fechas lo único que encontrarás relacionado con la Navidad es un menú en el KFC de pollo (lo mejor que puedes encontrar para Navidad después del pavo, que en sí mismo tampoco se encuentra en Japón) que se ha convertido en la comida de referencia para el gran día. Y todo gracias a una campaña de marketing increíblemente exitosa, Kurisumasu ni wa kentakkii! (Kentucky para Navidad!), que comenzó en 1974.

Una campaña publicitaria muy sencilla pero que tuvo un impacto significativo en las ventas de pollo frito en Navidad, “una de las campañas más exitosas” para el Financial Times que dedicó en 2010 un artículo sobre este fenómeno de la moda:

Japón es conocido por llevar productos e ideas al extranjero y adaptarlos a los gustos del mercado interno, la Navidad no es una excepción. Un negocio altamente comercializado y no religioso, ya que todos los años se gasta mucho dinero en decoraciones, cenas y regalos. KFC es probablemente el mayor contribuyente, gracias en parte a su campaña publicitaria.

La historia es bien sencilla, según el Financial Times, un representante de una escuela misionera cristiana habría ordenado pollo porque no podía encontrar un pavo en Tokio. A un empleado del KFC se le ocurrió convertir una simple sugerencia en toda una campaña publicitaria. Desde entonces, todos los años es la misma historia y millones de japones pasan la comida de Navidad en el KFC consumiendo pollo frito.

Actualmente un menú navideño en el KFC japones se vende por 40€ y está formado por: pastel, champagne y pollo frito.

El coronel Sanders disfrazado de Papá Noel recibe a cada cliente, una experiencia realmente curiosa.

 

 

 

Fuente: www.cunavidad.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here