Estados Unidos: revocan las compensaciones millonarias que debía pagar Johnson & Johnson

504

Fueron dos de las sentencias de compensación más abultadas de la historia, cuando en casos separados se ordenó a la gigante farmacéutica Johnson & Johnson pagar sumas millonarias a mujeres que denunciaron haber desarrollado cáncer ovárico por usar el talco de la empresa de forma regular.
Ahora ambos veredictos fueron revocados después de que jueces de una instancia superior decidieron que no había suficiente evidencia de que el talco de Johnson & Johnson fuera responsable de la enfermedad.
En agosto pasado un tribunal de Los Ángeles condenó a la empresa a pagar US$417 millones a Eva Echeverría, entonces de 63 años, a la que se le diagnosticó cáncer de ovario en 2007.

La mujer denunció a la empresa porque, dijo, no advirtió adecuadamente del riesgo de cáncer asociado al uso de productos con talco, que ella había utilizado durante décadas.
En su denuncia la mujer indicó que había desarrollado cáncer ovárico “como causa próxima de la naturaleza inaceptablemente peligrosa y defectuosa del talco”.

Johnson & Johnson enfrenta miles de demandas de mujeres que han usado su talco.
El viernes, la jueza de la Corte Superior de Los Ángeles, Maren E. Nelson, revocó la sentencia.
En su dictamen la jueza citó “insuficiencia de evidencia”, dijo que la compensación otorgada era “excesiva”, y aceptó la moción de Johnson & Johnson para un nuevo juicio.
La señora Echeverría ya murió pero su abogado, Mark P. Robinson Jr. indicó en una declaración que planeaba presentar una apelación “de inmediato”.
“Seguiremos luchando en nombre de todas las mujeres que se han visto impactadas por este peligroso producto”, declaró Robinson.
No es la única victoria de la gigante farmacéutica.
El martes, una corte de apelaciones en Missouri, anuló el fallo del jurado de recompensar con US$72 millones a la familia de una mujer de Alabama, Jacqueline Fox, de 62 años, que murió por cáncer ovárico en 2015.
Fox había demandado a Johnson & Johnson por haber contraído la enfermedad después de usar durante más de 20 años el talco de la compañía.
La corte de Missouri dictaminó que el estado no era la jurisdicción adecuada para llevar a cabo el juicio.

La evidencia de que el talco cosmético es carcinógeno varía.
No son las únicas demandas que ha enfrentado Johnson & Johnson por este producto.
Según la agencia Reuters, Johnson & Johnson enfrenta 4.800 litigios en el país por alegatos vinculados al talco.
Sobre el veredicto de Los Ángeles, Johnson & Johnson dijo el viernes que estaba “complacida”.
La portavoz de la compañía, Carol Goodrich, declaró: “El cáncer ovárico es una enfermedad devastadora, pero no es causada por el talco de grado cosmético que hemos usado en el Polvo para Bebé de Johnson durante décadas”.
“La ciencia es clara y continuaremos defendiendo la seguridad del Polvo para Bebé de Johnson a medida que nos preparamos para nuevos juicios en Estados Unidos”, agregó.
Evidencia
Los riesgos potenciales del talco han sido tema de amplio debate dentro de la comunidad médica debido, en parte, a que la evidencia varía.
La Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer clasifica el talco cosmético utilizado en la zona genital como “posible carcinógeno” debido a la evidencia mixta.

Johnson & Johnson, cuya sede está en Nueva Jeresey, es una de las farmaceúticas más grandes del mundo.
Los estudios arrojan resultados contradictorios y varias organizaciones especializadas mantienen que el vínculo entre el talco y el cáncer de ovarios no ha sido probado científicamente.
La organización de apoyo a la investigación contra el cáncer de Reino Unido, Cancer Research, cree que la evidencia de un vínculo entre el uso del talco y el cáncer de ovarios es “todavía incierta”.
“Incluso si hay un riesgo, es probable que sea bastante pequeño”, mantiene la organización.
Otra organización británica centrada en cáncer ovárico, Ovacome, explica que las causas de esta enfermedad todavía se desconocen, pero son probablemente una “combinación de muchos factores genéticos y ambientales, no de uno solo como el talco”.
Ovacome dice que en 2003, los resultados de 16 estudios con 12.000 mujeres mostraron que usar talco aumenta el riesgo de sufrir cáncer de ovario alrededor de un tercio, y que una revisión de estudios hechos en Estados Unidos con 18.000 mujeres obtuvo resultados similares para el uso genital, no general, de polvos de talco.
Sin embargo, explica que este tipos de estudios pueden “tener sesgos” y que persisten dudas sobre los resultados.