El león codicioso Reflexion

0
278

Era un día increíblemente caluroso y un león estaba muy hambriento.

Se arrastró fuera de su guarida y buscó aquí y allá, pero solo pudo encontrar una pequeña liebre. Atrapó a la liebre, pero con cierta vacilación, ya que sabía que la liebre no lo llenaría.

Cuando el león estaba a punto de matar a la liebre, vio un ciervo que venía hacia él y pensó: “en lugar de comer esta pequeña liebre, me comeré ese ciervo grande”.

Así que dejó ir a la liebre y fue tras el venado, pero desapareció en el bosque. El león ahora no tenía nada para comer, ya que la liebre también se había ido.

Moraleja de la historia: más vale pájaro en mano que ciento volando.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here