El FMI revisará el cumplimiento de las metas económicas planteadas por el Gobierno

244

Andrea Salazar / Quito

En el transcurso de este mes una nueva misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) arribará al país para evaluar por cuarta ocasión el cumplimiento de las metas planteadas por el organismo internacional al Gobierno y que el pasado diciembre tuvieron una flexibilización frente a las exigencias que se impusieron en marzo del 2019 debido a la dificultad de las autoridades de cumplirlas.

Pese a los incumplimientos el FMI desembolsó hasta diciembre los 1.400 millones de dólares ofrecidos para el 2019, una cantidad similar se ha establecido para el 2020 y 2021, con lo que se completarán los 4.200 millones de dólares del acuerdo inicial. Pero, ¿qué tan factible es que Ecuador cumpla con las nuevas exigencias que se le impuso?

Aunque el FMI flexibilizó las metas para Ecuador, para el economista Carlos de la Torre es todavía complicado que el país las cumpla, sobre todo las que necesitan de apoyo de la ciudadanía para ejecutarlas, como la focalización de los subsidios.

“Tras el acuerdo con el movimiento indígena el presidente Lenín Moreno anunció una focalización de los subsidios que sigue sin cumplir y es difícil que se dé, el Gobierno no tiene apoyo de los ecuatorianos y si no quiere volver a incentivar los levantamiento populares lo más lógico es que no lo realice, pero este es un requerimiento muy importante para el FMI y no creo que esté dispuesto a perdonar más”, dijo el experto.

Otro de los escenarios en los que el Gobierno no cuenta con el apoyo para cumplir las exigencias del FMI es la Asamblea Nacional, la bancada de CREO, uno de sus principales aliados, rompió el acuerdo que tenía al no recibir el apoyo necesario para enjuiciar a Diana Atamaint, presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), con lo que las leyes pendientes cada vez se vuelven más difíciles de aprobar.

Las autoridades gubernamentales ya recibieron un revés del Legislativo el pasado octubre, cuando se negó a aprobar la Ley de Crecimiento Económico, que contenía reformas tributarias, cambios al Banco Central y a las finanzas públicas. Solo lo referente a impuestos pasó en un segundo intento, pero las otras dos áreas siguen pendientes.

A estas leyes se suma otra que el Gobierno ni siquiera se ha atrevido a presentar ante la Asamblea, pero está en la lista de exigencias del FMI, es la Reforma Laboral.

Para el experto económico Diego Olmedo, el país tampoco tendrá fácil cumplir con el ajuste en el gasto corriente (salarios del sector público), ante la cercanía de las elecciones al Gobierno no le conviene despedir personas o recortar la inversión sobre todo en lo social. (ASM)-(I)

 

Fuente: ww2.elmercurio.com.ec