Danzas y música nativa en honor a Eloy Alfaro Delgado, en Montecristi

278

Montecristi –
Dos homenajes artísticos en honor a Eloy Alfaro Delgado se realizaron en Montecristi, Manabí, la tierra natal del expresidente de la República y líder de la revolución liberal ecuatoriana. Uno estuvo a cargo del Ballet Spondylus y el otro lo realizó la orquesta de bambúes Macolla, dirigida por Schubert Ganchozo.

Así, con la danza Baile de las iguanas, el grupo de danza Spondylus realizó el homenaje artístico a Eloy Alfaro Delgado, por los 108 años de su muerte, y a otros hombres que lo acompañaron en sus luchas libertarias. El escritor Alfredo Pareja Diezcanseco llamó a aquel suceso “la hoguera bárbara” y lo plasmó en un libro.

La melodía, que forma parte de la identidad de Manabí con relatos de su cultura, elaboración de comidas típicas y memoria ancestral, generó aplausos de los asistentes a la plaza Cívica de Montecristi.

Estudiantes de varios planteles de Montecristi realizaron poesías alusivas a la fecha.

Fabián Sánchez, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, dijo que esperan que en la recordación del Bicentenario de Montecristi, que será el próximo 23 de octubre, se aporte con la implementación en la cátedra de la obra y pensamiento de Alfaro.

“Queremos conformar un paquete pedagógico para que niños y jóvenes estudien y emulen el pensamiento de este hombre ilustre. Además, que vengan pensadores latinoamericanos y que surjan ideas para el desarrollo”, mencionó.

El otro homenaje fue el ejecutado por la orquesta de bambúes Macolla, dirigida por Schubert Ganchozo, que se dio la noche del martes último.

Melodías inéditas y tradicionales entonaron en honor a Eloy Alfaro, a sus lugartenientes, a sus montoneros y a los grupos que continuaron defendiendo su causa tras su muerte, el 28 de enero de 1912.

La cita fue en el complejo Ciudad Alfaro, donde yacen parte de sus restos. Ganchozo resaltó a través de su show Tonal de Alfaro las virtudes y la lealtad de Los Chapulos.

“Chapulos, chapulos, gente de río, gente de selva…”, entonó Ganchozo, apoyado por 12 artistas. “Estamos conmovidos por estar en preciosos lugares y esperamos continúe la creación de obras artísticas con estos argumentos, no solo que hable de los montuvios sino de todos quienes siguieron el legado de Alfaro”, declaró Ganchozo.

Las flautas, tambores y quenas, elaboradas con caña guadúa, entonaron temas como La hoguera bárbara, Las manos montoneras del futuro, Ya estoy listo mis Valkirias, Vargas y el Chontaduro y otras.

Gerardo Castro, director de Corporación Ciudad Alfaro, dijo que a través de las melodías entonadas se rescata parte de la interculturalidad de pueblos.

“Escuchar parte de esas tonadas es rememorar los instantes cuando la montonera popular ingresaba a los pueblos de Manabí, de Los Ríos, de Esmeraldas, y con los cuales toparon la cordillera andina”. (F)

 

 

Fuente: www.eluniverso.com