Cómo el joven Devin Kelley llevó a cabo el tiroteo más mortífero en la historia de Texas y mató a 26 personas

441

Todo comenzó hacia el mediodía.
Entonces, el hombre que ha perpetrado el peor tiroteo en la historia del estado de Texas, en Estados Unidos, se encontraba en una gasolinera a punto de dirigirse hacia una iglesia con un rifle de asalto.
Mató a al menos 26 personas e hirió a otras 20 por razones que se desconocen. Él también falleció en el incidente.
Las autoridades lo identificaron horas después como Devin Patrick Kelley, de 26 años.

BBC Mundo realiza un breve relato cronológico de los acontecimientos en base a la información difundida por las autoridades y datos de la iglesia donde se produjo el suceso.
línea
Parada en la gasolinera
A las 11:20 hora local (17:20 GMT) del domingo 5 de noviembre, el supuesto atacante es visto en una estación de gasolinade la cadena Valero, en la pequeña localidad de Sutherland Springs, de unos 400 habitantes.

Va vestido todo de negro.
Poco después, cruza la calle en su vehículo hacia la Primera Iglesia Bautista, donde poco antes había comenzado el servicio matutinodel domingo.

Se trata del tiroteo más mortífero de la historia del estado de Texas.
Camino hacia la iglesia
El atacante sale de su auto y comienza a disparar hacia la iglesia.
Se dirige a la parte derecha del templo y continúa disparando.
Entonces, decide entrar.
En la iglesia, dispara a los creyentes que asistieron al servicio. Allí mismo mueren 23 personas.

Sutherland Springs es una localidad pequeña, de unos 400 habitantes.
Dos hombres lo persiguen
Dos hombres están siendo aclamados como héroes por confrontar y perseguir al agresor.
El atacante sale de la iglesia y en la calle se topa con un vecino de la zona, que lo confronta.
El residente agarra su rifle y se enfrenta a él, lo que provoca que el agresor tire su arma de asalto e intente huir en su auto.

 

El dolor de los habitantes de Sutherland Springs
Johnnie Langendorff le dijo a medios locales que persiguió al atacante tras ver a “dos hombres intercambiando disparos”.
“El atacante… huyó en su vehículo, el otro hombre vino y dijo que teníamos que perseguirlo”, le dijo a la televisión local Ksat.com.
Dijo que manejaron a más de 150 km/h hasta que el atacante perdió el control de su coche -a la altura del límite entre el condado de Wilson, al que pertenece Sutherland Springs, y el de Guadalupe- y chocó. “Llevamos a la policía hasta él”, agregó. “Todos los demás se dirigían a la iglesia”.

El presidente estadounidense, Donald Trump, calificó el ataque como un “acto de maldad”.
Las autoridades lo encuentran muerto en su vehículo. Luego confirmaron que se había disparado a sí mismo.
En el automóvil hallan más armas de fuego.
Se desconocen los detalles del hombre que persiguió al atacante junto a Langendorff.

El atacante
Las autoridades identificaron el lunes al atacante como Devin Patrick Kelley, de 26 años y originario de Nuevo Braunfels, Texas.

El alguacil del condado de Wilson, Joe Tackitt, dijo que los “exsuegros o suegros” de Kelley visitaban de vez en cuando esa iglesia.
“No estaban aquí ayer, entonces no sabemos por qué vino”, dijo.
Kelley utilizó un rifle de asalto y portaba un chaleco antibalas.
Medios estadounidenses reportaron que Kelly fue dado de baja de la fuerza aérea de Estados Unidos en 2014 tras haber sido juzgado en un tribunal militar por agredir a su esposa e hijo.
Las víctimas, entre los 5 y los 72 años
Las autoridades no difundieron la identidad de las víctimas, pero precisaron que la edad de estas oscila entre los 5 y los 72 años de edad.

El mismo día del ataque los residentes de la pequeña localidad hicieron una vigilia.
La mayoría pereció dentro de la iglesia, dos de ellas lo hicieron fuera del templo y una más de manera posterior.
Se sabe que entre los fallecidos se encuentra la hija del pastor de la iglesia, Annabelle, que tenía tan sólo 14 años, según confirmó su propio padre a la cadena ABC.