AMLO: ¿cómo puede impactar sobre la crisis de Venezuela la llegada al poder de López Obrador?

0
26

Para los adversarios del gobierno de Nicolás Maduro fue una mala noticia.

El nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), invitó al mandatario venezolano a su acto de toma de posesión.

AMLO rompía así con los esfuerzos de aislamiento diplomático que desde hace tiempo llevan adelante varios países del continente con el fin de forzar a Maduro a buscar una salida negociada a la crisis política y económica que vive Venezuela.

Ni las peticiones de los parlamentarios de oposición mexicana ni los llamamientos de una veintena de expresidentes de Iberoamérica lograron persuadir al nuevo gobierno de México a retirar la invitación a Maduro.

El mandatario venezolano terminó viajando a la toma de posesión del sábado aunque no acudió a los actos en el Congreso de México, donde cuando AMLO lo mencionó provocó que un coro de legisladores del PAN gritaran “dictador, dictador”.

Maduro acudió directamente a la recepción oficial sin pasar por el Congreso. Luego divulgó en su cuenta de Twitter varias fotografías suyas junto al nuevo mandatario mexicano.

La invitación a Maduro marca un cambio de orientación de la política exterior de México hacia Venezuela, cuya crisis es considerada por muchos analistas como la más grave que vive el continente americano en la actualidad.

BBC Mundo te cuenta qué implicaciones puede tener este giro dado por López Obrador.

“Menos presión”
Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, un centro de estudios con sede en Washington, considera que la llegada de AMLO al poder derivará en un cambio sustancial de la política de México hacia Venezuela.

Aunque Maduro no acudió al acto en el Congreso de México, los diputados de oposición protestaron en su contra.
“Esto va a quitar fuerza al esfuerzo regional para aumentar la presión sobre el régimen de Maduro. Esto es un golpe para cualquier intento de coordinación de la región sobre Venezuela”, señala Shifter en conversación con BBC Mundo.

“México no necesariamente apoyará a Maduro, pero no pondrá mucha presión sobre él, ni denunciará los abusos y violaciones de los derechos humanos de su régimen. Entonces, esto da algún aire, un poco de oxígeno a Maduro”, explica.

Otros analistas, sin embargo, creen que esta nueva posición podría servirle al gobierno de AMLO para acompañar nuevos intentos de diálogo en Venezuela “en caso de que se verifique la existencia de una verdadera voluntad política en Caracas”, le dice a BBC Mundo Juan Pablo Prado Lallande, profesor e investigador sobre Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Puebla.

Por otro lado, Shifter advierte que, pese a ser un país importante, el cambio en México no afectará la postura crítica que tienen hacia el gobierno de Venezuela otros países del continente.

“México no influirá mucho en lo que deciden Colombia, Brasil, Chile, Argentina o Perú. Todos esos países están muy afectados por la crisis migratoria de venezolanos y también están muy frustrados con la continuación de un régimen que está causando muchísimo daño a ese país”, asegura.

Gran parte de los esfuerzos en el continente para presionar por vías diplomáticas a Maduro se han canalizado a través del llamado Grupo de Lima, al que pertenecen una docena de países de la región y en el que hasta ahora México había jugado un papel destacado.

Millones de personas han emigrado de Venezuela buscando escapar de la crisis que vive ese país.
El gobierno de Maduro acusa a esa agrupación de abanderar un esfuerzo intervencionista en los asuntos internos de Venezuela.

Shifter no prevé que México se retire del grupo pero cree que el gobierno de AMLO no actuará con energía ni tendrá ningún liderazgo allí. “Estará allí pero sin ningún compromiso realmente para no retirarse y así evitar llamar la atención y hacer de eso un gran tema”, apunta.

Prado coincide en vaticinar que México no impulsará iniciativas sobre Venezuela y cree probable que, más allá del Grupo de Lima, el gobierno de AMLO optará por hacer mutis sobre la situación venezolana también en el seno de otras organizaciones como la OEA o el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Asuntos internos
Pero, ¿por qué creen que el nuevo gobierno de México cambiará la política sobre Venezuela?

“Básicamente por cuestiones de consumo interno. Es un mensaje al interior del país, en particular, a la izquierda mexicana en términos de tenemos una postura internacional no de apoyo pero sí de respeto a países con una orientación ideológica más o menos similar. También busca mostrar a México como un país diferente, autónomo, soberano”, dice Juan Pablo Prado Lallande.

“Y, además, es una estrategia inteligente para distanciarse en términos de política interna y exterior del gobierno anterior”, señala.

El experto asegura que para el presidente López Obrador la política exterior no es relevante ni prioritaria.

 

@NicolasMaduro
El Presidente @lopezobrador_ agradeció el abrazo de Venezuela al pueblo mexicano y le expresé nuestra disposición de trabajar juntos por los sueños de la Patria Grande. ¡Viva la Unidad entre los Pueblos!

“AMLO mira el entorno internacional con escepticismo en términos de que no lo ve como un espacio útil a su proyecto político y al interés nacional de México. De allí la idea de que la mejor política exterior es la política interior. Incluso en su toma de posesión, fue ambiguo al señalar que México tendrá buenas relaciones con todos los países sin ningún criterio de por medio”, señaló.

Shifter coincide en que el todo el foco del nuevo mandatario está puesto fronteras adentro.

“Creo que las instrucciones a la cancillería es que maneje las relaciones para que no generen problemas para la agenda interna. No quiere problemas con EE.UU. ni con otros países. Las relaciones exteriores hay que manejarlas bien y mantenerlas tranquilas para poder enfocarse en la política interior sobre pobreza, corrupción e inseguridad”, señala el presidente de Diálogo Interamericano.

El experto cree que AMLO no está dispuesto a jugarse mucho en el escenario global o regional, con excepción de lo relacionado con Centroamérica.

“No creo que AMLO se va a convertir en un madurista, ni lo veo viajando a Caracas. Creo que él invitó a Maduro a su toma de posesión también por razones de política interna y, de hecho, la gente de su partido lo aplaudió. Obviamente no va a ser opositor a Maduro, pero tampoco va a formar una alianza con él”, asegura.

Prado, por su parte, destaca que históricamente México se caracterizó por tener relaciones cordiales con gobiernos como el de los Castro en Cuba y por no inmiscuirse en cuestiones ideológicas y políticas de otros países.

Con excepción de los dos mandatos del PAN, históricamente los gobiernos de México han tenido relaciones cercanas con Cuba.
Pero, ¿cuán lejos está dispuesto a llegar López Obrador en su nueva relación con el gobierno de Maduro?

Para Shifter, la respuesta a esta pregunta empezará a verse el próximo 10 de enero, cuando llega a su fin el período para el que fue electo Maduro en 2013 y debe iniciar el nuevo mandato que obtuvo en las elecciones presidenciales de 2018, que fueron desconocidas por la oposición venezolana así como por gran parte de la comunidad internacional, incluyendo la mayor parte de los países latinoamericanos, la Unión Europea y Estados Unidos.

“Para mí, la gran interrogante es si México enviará un embajador a Caracas cuando empiece oficialmente el nuevo periodo de gobierno en Venezuela, el próximo 10 de enero. Esto es importante porque la mayoría de los gobiernos no lo va a hacer, salvo Bolivia, Nicaragua y dos o tres más”, apunta el experto.

Entonces, habrá nuevas pistas sobre el alcance de la nueva política de México hacia Venezuela.

Fuehnte: www.bbc.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here